martes, 3 de febrero de 2015

LLÁMALO BUDIN O PUDIN DE CHOCOLATE, PERO EL PAN DE AYER NO LO VUELVAS A TIRAR.



Para predecir el pan que se va a comer en una casa un determinado día es necesario tener, por lo menos, un máster en artes adivinatorias. No hay forma de acertar. El día que compras varias piezas a nadie se le antoja comer pan. Y el día que no compras ninguna, todos venderían su alma al diablo por un mendrugo. Eso es así.

Muchas veces sueles recurrir, no lo niegues, a aquello de “mejor que sobre a que falte”, pero al día siguiente te encuentras con que o te das un festín de tostadas o tienes que tirar bastante pan. Y eso da pena. Y es un derroche.

En verano no hay problema. Humedeces en agua ese pan, le echas algunas hortalizas y cierto aliño y ya tienes un rico gazpacho. Con el calor que aguantamos en verano aquí en el sur, el gazpacho debería ser considerado como un reconstituyente y venderse en las farmacias. No estaría mal. Pero en invierno no sabes qué hacer con el pan sobrante y acabas tirándolo. ¡Muy mal hecho! Están los tiempos como para andar derrochando comida… Te voy a quitar esa fea costumbre.

Hoy te traigo una receta muy rica y fácil para aprovechar las sobras de pan: budín o pudin de chocolate. Podrías hacer esta misma versión sin incluirle el chocolate, aunque ya puestos a darle  un toque golosón al dulce… Yo lo he hecho con chocolate negro. Tú podrías usar ese mismo o, si lo prefieres, chocolate con leche o chocolate blanco. El que más te guste.

Antes de empezar a explicarte la receta, debo confesarte que he estado intentando averiguar si la palabra correcta es pudin o budín, pero no ha habido forma de que me aclare con mis pesquisas.

Hay gente que se pone muy académica y dice que la diferencia entre pudin y budín es sencillísima, pues el pudin es dulce y el budín es salado. Aunque no me termina de convencer esa clasificación.

Yo, que soy más académica aún, me he ido a consultar la RAE. Sin embargo, tampoco me he aclarado porque la RAE te manda de budín a pudin cuando buscas esos términos y de ahí no sale. ¡Con la RAE hemos topado!

Así que, haciéndole caso a la RAE, si budín es pudin y pudin es pudin, el término pudin proviene de la palabra inglesa pudding que se refiere a un postre de la cocina inglesa y estadounidense hecho a partir de huevos, pan y leche, principalmente. Queda todo clarísimo. ¿Verdad?

A mí tanto trabalenguas me da igual. Lo importante es que aprendas esta receta porque te permitirá no tirar el pan duro y, de paso, preparar un delicioso manjar para un postre o una merienda.

Los ingredientes que lleva el pudin o budín de chocolate son 1 barra de pan, 150 gr. de azúcar, 6 huevos, 500 ml. de leche, 1 cucharada de ralladura de naranja, 1 cuchadarita de esencia de vainilla, 1 tableta de chocolate y caramelo líquido.

Su elaboración tiene varios y sencillos pasos. Fíjate bien.
               
Primero, pon a fuego muy lento la leche con la ralladura de naranja durante diez minutos sin dejar que la leche hierva.
               
Luego, trocea el chocolate y añádeselo a la leche caliente. Ve removiendo hasta que se disuelva todo el chocolate. Ten cuidado de que no se pegue.
               
A continuación, bate los huevos junto con el azúcar.
               
Finalmente, añade el pan cortado en rebanadas a la leche y, también, la mezcla de huevos y azúcar. Y remuévelo todo hasta que quede una masa cremosa.
               
Elige el molde en el que vas a echar el preparado y, antes, agrega caramelo líquido en la base.
               
Yo compro ya el caramelo líquido por quitarme el engorro de hacerlo. Si a ti te pilla sin caramelo líquido a mano, puedes hacerlo poniendo en un cazo, a fuego medio, 5 cucharadas de azúcar y al minuto añadirle una cucharada de limón y medio vaso de agua. Tienes que ir removiendo y no ser impaciente queriendo subir el fuego o se te pegará.
               
En cuanto al pudin de chocolate, la única dificultad de su elaboración, si es que puede llamarse como tal, es que el pudin de chocolate tiene que hacerse en el horno al baño maría. Ya conoces el sistema.
               
Puedes utilizar una de las bandejas de horno que tienen cierta profundidad. Échale toda el agua que admita a la bandeja y encima pon el recipiente elegido cubierto con papel de aluminio.
               
Tiene que estar  en el horno durante 40 minutos a 180º con calor solo por abajo. ¡Y listo!
               
Con esta receta se cumple un año desde que empecé a publicar recetas. Y como en aquella primera vez, quiero darte algunos consejos.

En pocos días se avecina el 14 de febrero. Podría haberte escrito la receta de una tarta, pero yo empecé trayéndote recetas con la idea de demostrarte que se podían preparar platos muy resultones, fáciles y baratos y no quiero cambiar esa línea en mi primer aniversario.

Tanto si estás seco de dinero y este año tienes que recurrir a regalos low cost, como si te pilla el toro en el último momento o simplemente quieres regalar algo hecho por ti mismo/a, te recomiendo este pudin de chocolate. A poco que lo decores un poco con algo “romanticón”, como yo lo he hecho con estos corazones de azúcar, o utilices un molde de corazón para hacer el pudin, ya tendrás la ocasión resuelta. La nata para decorarlo también le viene genial.  Aunque con nata o sin ella está, sencillamente, ¡riquísimo!

Y si no, siempre puedes recurrir a la idea del año pasado: flan dechocolate con almendras para lucirse sin complicarse la vida.

Al fin y al cabo, lo principal el 14 de febrero debe ser endulzar el día de la persona que queremos.


1 comentario:

Comentar es gratis. Y mi respuesta también.
Deja huella de tu paso por aquí y me harás la mar de feliz.